A+ A A-

Pesaj

Es la fiesta de la libertad, y conmemora la salida de la esclavitud en Egipto gracias a la ayuda divina. Pesaj no narra solamente una liberación nacional pasada, sino también la posibilidad de redención que anida en toda existencia y el anhelo de realizarla. En la noche de Pesaj tomamos "el pan de la pobreza" lo alzamos, lo contemplamos y decimos "hemos sido esclavos". Entonces cabe seguir meditando y pensar que, aún ahora, seguimos en cierta medida y en ciertos horizontes siendo esclavos.

¿Cuál es el origen de Pesaj? En Shemot (Éxodo) 13.8-9, nos dice la Torá: "Siete días comerás Matzot (pan ácimo) y no se verá contigo nada jametz (fermentado)… Y lo contarás a tu hijo en aquel día (15 Nisán) lo que me hizo D-s, cuando me sacó de Egipto".

Los nombres de Pesaj
La Fiesta de la Libertad: festejamos para recordar la salida de Egipto que fue en este día. Es nuestra obligación relatar la salida de Egipto en la noche de la festividad para que las nuevas generaciones vivan la salida de Egipto como si fuese propia.
La fiesta de la Primavera: La salida de Egipto aconteció en el mes de Nisán, el mes de la primavera. En la Torá la palabra “primavera” señala el principio de la maduración de la cosecha: “cuida el mes de la primavera”. La Torá nos exige festejar Pesaj siempre en la estación de la primavera.
La fiesta de las Matzot: -pan ácimo- El comer matzá es uno de los preceptos principales de la fiesta: “Todo pan leudado no comerán, en sus hogares comerán sólo Matzot”.
La Fiesta de Pesaj: Este es también el nombre del sacrificio que debía sacrificar cada familia de Israel el día catorce del mes de nisán.  El nombre de Pesaj viene de la palabra Pasaj que viene a significar cuando D-s “saltó sobre las casas de Israel”, dejando a salvo a los primogénitos judíos la noche en que D-s castigó a los primogénitos egipcios.

Jametz: Lección de humildad
Si tomamos harina de trigo, la mezclamos con agua, hacemos una masa y la dejamos reposar unos cuantos minutos a temperatura ambiente, comprobaremos al poco tiempo que la masa comienza a inflarse y agrandarse. A este fenómeno, se lo llama en hebreo jimuutz, o sea, fermentación. La masa fermentada es jametz. Desde siempre, nuestros sabios compararon el jametz con la soberbia. A la masa que por sí misma comienza a agrandarse, con el hombre que engrandece su ego.
En Pesaj con el mismo esmero que eliminamos todos los restos de jametz de nuestras casas, debemos borrar todo vestigio de soberbia de nuestros corazones.

Los dos gustos de la matzá
 “Halajmá aniá…”: “Este es el pan de la pobreza que comieron nuestros padres en la tierra de Egipto”. Así comienza la Hagadá (el libro donde se relata la historia de Pesaj). La matzá nos recuerda la condición humillante de nuestro cautiverio. Nuestra memoria colectiva es muy fiel. No nos embriagamos con la victoria del Éxodo, y a través de la matzá recordamos la amargura del cautiverio y el sufrimiento de nuestro pueblo en Egipto.

Pero la matzá también simboliza nuestra libertad…“Y hornearon la masa que habían sacado de Egipto, tortas de matzá, pues no alcanzó a fermentar... y no pudieron esperar…” (Shemot 12, 39). Nuestra primera comida al abandonar Egipto también fue la matzá, el pan de pobres. El tiempo no alcanzó para que la masa fermentara, pues esa misma noche decidíamos abandonar Egipto. Entonces también comimos matzá, pero ahora tenía otro gusto, un gusto nuevo: el de la libertad.

Las leyes de Pesaj
El Jametz
: El jametz es todo sustancia proveniente de alguno de estos cinco cereales: trigo, centeno, cebada, avena y trigo sarraceno y haya sido fermentada, es decir,  que haya estado en contacto con agua dieciocho minutos por lo menos, así como cualquier producto que contenga levadura. Algunos ejemplos de jametz son: pan, pastas, productos de pastelería, galletas, fideos, whisky, cerveza. Por  lo tanto, para que un alimento sea jametz deben actuar simultáneamente los tres elementos mencionados: cereales, agua y tiempo.

Hagalat kelim (Esterilización de los utensilios): Se acostumbra utilizar una vajilla especial para Pesaj o realizar una hágala (esterilización) de cada utensilio en particular, dependiendo su uso habitual y el material del que está hecho.

La víspera de Pesaj: Lo excepcional del jametz es que su prescripción incluye la prohibición de su posesión: comer y tener provecho. Es decir, que durante Pesaj no podemos consumir o poseer jametz. Por eso, hay varios pasos a seguir para cumplir estrictamente co esta disposición bíblica:
Bedikat Jametz - revisión del jametz: la última revisión para verificar que no haya quedado nada de jametz  en nuestra propiedad. Se realiza en la víspera de Pesaj.
Bitul Jametz - anulación del jametz: se enuncia una declaración por la cual “renunciamos a la posesión de cualquier jametz que nos pertenezca, que quedará sin dueño como el polvo de la tierra”.
Biur Jametz - quema del jametz: En la mañana previa a la noche del primer seder (primera noche de Pesaj) se procede a juntar el jametz que ha sobrado para eliminarlo, quemándolo como es la costumbre tradicional.
A partir de este momento,  queda prohibida toda actividad o contacto con algo de jametz.
Mejirat Jametz - venta del jametz: Es costumbre vender el jametz que no se quiere eliminar o renunciar a su posesión, a una persona que no profesa la religión judía.

Ajilat Matzá (toma de la matzá): En la víspera de Pesaj no se debe comer Matzá, incluso hay quienes acostumbran no hacerlo desde Rosh Jodesh Nisán.

Sefirat Haomer
 “A partir del día siguiente al día de reposo (se refiere al primer día de Pesaj), del día en que ofrecisteis la gavilla (omer) de espigas; contaréis siete semanas cumplidas. Contaréis así cincuenta días, hasta el día siguiente del séptimo día de reposo” (Levítico 23.15-16); “ese mismo día convocaréis asamblea santa (la festividad de Shabuot); y no haréis en el ningún trabajo servil; es ley perpetua para vuestros descendientes”. (Levítico 23.21).

Pésaj era "el periodo del mes de la maduración", cuando la cebada sembrada en el invierno había madurado.
Los israelitas debían presentarse en el Templo y traer el omer el segundo día de Pesaj, es decir, las primeras siegas de la nueva cosecha de cebada. En este día, tenían que comenzar a contar cuarenta y nueve días hasta Shabuot.

El propósito de la cuenta del omer es conectar la festividad de Pesaj con Shabuot - la entrega de las Tablas de la Ley -, y recalcarnos que la liberación de la servidumbre física y la libertad política representada por Pesaj, no constituye una libertad completa, a menos que culmine con la aceptación de los preceptos divinos, en Shabuot. Este fue el objeto de la formación del pueblo judío, "Cuando saques a este pueblo de Egipto, me serviréis en el Monte Sinaí" (Shemot 3.12).

El Seder de Pesaj

Seder quiere decir orden. La primera noche de Pesaj se realiza una comida ceremonial que requiere un orden especial. El Seder de Pesaj nos hace revivir las experiencias de la esclavitud, el éxodo y la libertad, a través de sus símbolos y tradiciones. Las tres matzot, la bandeja con elementos simbólicos o los cantos y cuentos que inducen a la participación de todos y a las preguntas de los más pequeños, nos conducen, a lo largo de la noche, a sentir como si fuésemos nosotros quienes salimos de Egipto.

El Seder  paso a paso

  1. Kadesh: Comenzamos el Seder con el Kidush que es la consagración de la festividad, su inauguración oficial.
  2. Urjatz: Nos lavamos las manos sin decir la Berajá. Esto es para comer el Karpás (apio) mojado con agua y sal. 
  3. Karpás: Tomamos un pequeño pedacito de apio, lo mojamos en agua y sal, que nos recuerdan las lágrimas del cautiverio y lo comemos
  4. Yajatz: De las tres Matzot preparadas sobre la mesa, tomamos la del medio y la cortamos en dos partes desiguales. La mitad más pequeña la devolvemos a su lugar, entre las dos Matzot enteras, y el pedazo más grande se guarda para el Afikomán (más adelante).
  5. Maguid: Ahora comenzamos a contar la Hagadá, es decir, el relato de lo sufrido por nuestros padres en Egipto y su milagrosa redención. Es necesario traducir la Hagadá si no se entiende el hebreo. Varias personas pueden colaborar en la lectura de la Hagadá. Y lo más importante es alentar la participación de los niños. El Seder no es el monólogo de algún adulto; es un diálogo generacional. El propósito no es recitar un texto frío, sino educar. Los padres debemos sentir, como esta noche les estamos entregando a nuestros hijos las claves de la continuidad judía.
  6. Rajtzá: Nos lavamos las manos de manera tradicional.
  7. Motzí: Tomamos las tres Matzot, y decimos la Berajá: "Hamotsí lejem min haaretz" (bendición del pan).
  8. Matzá: Luego decimos la bendición de la Matzá: "Al Ajilat Matzá". Utilizamos para esta bendición una de las dos Matzot partidas, porque el pan del pobre no suele estar entero. 
  9. Maror: Se toma un pedazo grande de Maror (hierbas amargas, lechuga) lo untamos en Jaroset (una pasta de dátiles o manzana) y antes de comerlo decimos la Berajá "Al ajilat Maror". El Maror nos recuerda el gusto amargo del cautiverio y el Jaroset el aspecto del barro y la arcilla, los dos elementos básicos de los trabajos forzados. Todo este recuerdo de nuestro sufrimiento en Egipto, no pretende infundir en nosotros un sentimiento de odio y rencor. "Y amaréis al extranjero (paradigma del que carece y del desprotegido) pues extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto". (Shemot 22.20). 
  10. Korej: Tomamos una Matzá entera y hacemos con ella un bocadillo de Maror y Jaroset. Esto es en recuerdo al sacrificio de Pésaj que se comía en el gran Templo de Yerushalayim acompañado de Matzá y Maror. 
  11. Shulján Orej: Empieza la comida festiva de Pesaj. Debemos mantener un ambiente de armonía, alegría y agradecimiento a D-s por nuestra liberación de Egipto y ennoblecer estos momentos que dejarán huella por generaciones en los asistentes
  12. Tzafún: Al finalizar la cena comemos reclinados el Afikomán, una última Matzá que es la que guardamos al comenzar el Seder. Se estila que los niños busquen el Afikomán, escondido al iniciar el Seder, prometiendo algún premio al que lo encuentre. De esta forma, querrán quedarse despiertos hasta el final del Seder.
  13. Barej: Terminado el Afikomán recitamos Bircat Hamazón, que es la oración de agradecimiento a D-s después de la comida. 
  14. Halel: Por último y para concluir el Seder leemos una serie de Salmos, y cánticos de alabanza a D-s llamados Halel. 
  15. Nirtzá: "El próximo año en Jerusalem".
    “Benisán Nigalú ubenisán Atidim Leigael”, en Nisán fuimos redimidos, y en Nisán volveremos a serlo (con la venida del Mesías). Amén Ken Yehi Ratsón.
  • Novedades
  • Horarios Shabat

'Traveler': La música klezmer de Kroke en gira por…

En la actualidad su música se inspira en una variado abanico de música étnica y sonidos del Oriente (especialmente en el álbum Seventh Trip), combinado con el jazz para crear...

14/03/2017

Cine israelí en el Palacio de Cañete: “Aviva, mi a…

En colaboración con Centro Sefarad-Israel y Embajada de Israel, Marom celebra un ciclo de cine israelí abierto a todos los públicos. La entrada es gratuita, y ocasionalmente se completará con...

14/03/2017

"Te acordarás del día del reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás en ellos toda tu labor, pero el día séptimo, sábado, lo consagrarás al Eterno tu D-s, y ese día no harás labor alguna... porque en seis días hizo el Eterno el cielo, la tierra... y descansó el día séptimo, por eso bendijo el día sábado y lo santificó" (Exodo 20:8-12).

Viernes 17/03/2017

Encendido de velas 19.06

Shabat 18/03/2017/2016
Concluye 20.05
next
prev

Copyright © 2009 - 2017 Comunidad Judía de Madrid 2012 . Todos los derechos reservados | Aviso legal
AVISO: Por el momento la Comunidad Judía de Madrid no posee ningún perfil oficial en redes sociales.