A+ A A-

Donativos

Una manera cómoda, sencilla y rápida
de colaborar con nuestra Comunidad.

Dona ahora!

Sucot

"Habló D-s a Moshé diciendo: Habla a los hijos de Israel y que el día quince del séptimo mes, celebren la fiesta de las cabañas, en ellas habitaréis siete días. Para que sepa vuestra descendencia que en cabañas He hecho habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto, Yo soy vuestro D-s" (Vayikrá -Levítico- 23:33-34, 42-43).

En estos días abandonamos nuestros hogares fijos, para residir en lugares temporarios, demostrando que toda nuestra vida en este mundo se asemeja a una cabaña temporaria y los valores que existen eternamente son los espirituales.       

En estos versículos, la Torá nos enseña acerca de la mitzvá (precepto) de vivir en una Sucá (cabaña) durante los días de la fiesta de Sucot. Es por eso, que cada persona debe construir su propia Sucá, y cumplir con la mitzvá de vivir en ella, además de que cada hombre debe comer y dormir en ella durante todos los días de la fiesta de Sucot.

La Sucá nos recuerda las nubes de gloria que protegieron a  los judíos  en el desierto al salir de Egipto. También, la Sucá representa el concepto de que  dependemos de la protección y ayuda de D-s en nuestras vidas.

Arbaat Haminim – Las cuatro especies

La Torá dice: “Y tomarán para ustedes en el primer día un fruto de árbol hermoso, palmas de dátiles, ramas de mirto y sauces de río y estarán felices delante de D-s por siete días.”

Este versículo se refiere a las cuatro especies que son:
Etrog - una fruta cítrica hermosa
Lulav – una rama cerrada de palmera datilera
Hadasim – ramas de mirto
Aravot – ramas de sauce que típicamente crecen al lado del río.

Los Arbaat Haminim representan a todo el reino vegetal, y a través de ellos pedimos a D-s que nos envíe la lluvia para el año entrante, para que toda la vegetación brote abundantemente.

Otra explicación que dan nuestros Sabios, es que estas cuatro especies representan los cuatro tipos de personas que conforman al Pueblo de Israel:

  • El Etrog que posee sabor y fragancia, representa a los estudiosos de la Torá y los que practican buenas acciones.
  • El Lulav tiene buen sabor pero carece de aroma, así como las personas que han estudiado pero no practican lo aprendido.
  • El Hadás, posee aroma muy agradable pero es insulso, tal como aquellos que realizan buenas acciones sin ser muy estudiosos.
  • El Aravá que es insulso y carece de aroma, así como quienes no son estudiosos ni realizan buenas acciones.


Estas cuatro especies se toman juntas para bendecir, simbolizando que el pueblo de Israel solo está completo si todas sus fuerzas se juntan.

Ushpizín: Huéspedes

El Zohar, la obra más importante del misticismo judío, explica (Emor 103a) que la Sucá genera una gran intensidad de luz espiritual, similar a la luz de misericordia que D-s manifestó en el desierto durante los cuarenta años de permanencia del pueblo de Israel.

Durante Sucot, cada uno de los siete días de la festividad, nos visitan las almas de los siete líderes de Israel, Abraham, Itzjak, Yaacov, Moisés, Aharón, Yosef y el Rey David, y proyectan su luz sobre nuestras sucot (cabañas).

La mitzvá (precepto) de Ushpizín se refiere también a la importancia de compartir la alegría de la festividad de Sucot y enfatiza la idea de cooperar unos con otros. "Te regocijarás en la celebración tú con tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita, el forastero, el huérfano y la viuda que están dentro de tus ciudades”. (Deuteronomio 16:14).

Por ello, junto con las almas que nos visitan cada día, debemos tener cada día un invitado en nuestra Sucá.

Hoshaná Rabá

En los tiempos del Templo se realizaba una mitzvá llamada Hoshanot. Las personas tomaban las cuatro especies, y rodeaban el altar una vez cada día de Sucot, diciendo súplicas especiales: Hoshanot. El último día de Sucot rodeaban el altar siete veces. Por esta razón se llamaba Hoshaná Rabá (la gran súplica).

Durante los servicios matutino de cada día de Sucot, a excepción del Shabat, se rodea la Tebá (la mesa principal de la sinagoga donde se lee la Torá) con las cuatro especies, mientras se recitan las Hoshanot.

El séptimo día, el de Hoshaná Rabá, se rodea la Tebá  siete veces y, tomando un conjunto de cinco Aravot (ramas de sauce), se recitan rezos especiales. Al terminar, es costumbre golpear el suelo con las Aravot. Con las siete vueltas, se pide a D-s lluvia y abundancia durante los siete días de todas las semanas del año.

  • Novedades
  • Horarios Shabat

Concurso de Proyectos Educativos sobre Holocausto …

El IES ELS PORTS de Morella, Castellón, fue ganador del concurso de Proyectos Educativos sobre Holocausto y Valores organizado por el Colegio Joyfe de Madrid, con la colaboración de la...

21/06/2017

Los sefardíes de Zimbabue

Centro Sefarad-Israel se complace en celebrar una actividad acerca de la Comunidad Sefardí de Harare en la que participará la propia Stella Hanan. Durante la velada dará a conocer la...

20/06/2017

"Te acordarás del día del reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás en ellos toda tu labor, pero el día séptimo, sábado, lo consagrarás al Eterno tu D-s, y ese día no harás labor alguna... porque en seis días hizo el Eterno el cielo, la tierra... y descansó el día séptimo, por eso bendijo el día sábado y lo santificó" (Exodo 20:8-12).

Viernes 04/08/2017

Encendido de velas 21.08

Shabat 05/08/2017/2016
Concluye 22.10
next
prev

Copyright © 2009 - 2017 Comunidad Judía de Madrid 2012 . Todos los derechos reservados | Aviso legal
AVISO: Por el momento la Comunidad Judía de Madrid no posee ningún perfil oficial en redes sociales.