A+ A A-

Donativos

Una manera cómoda, sencilla y rápida
de colaborar con nuestra Comunidad.

Dona ahora!

Boda

Para el judaísmo, la familia es un factor esencial. Desde los valores propios del ámbito familiar, hasta sus funciones educativas, sociales y económicas, la familia es base del desarrollo espiritual y cultural de nuestro Pueblo.

En consecuencia, la relación de pareja, hombre y mujer, constituye en muchos sentidos la unión más elevada de la existencia humana.

“No es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda idónea para él” (Génesis 2:18) y concluye “por lo tanto el hombre dejará la casa de su padre y de su madre y se unirá a una mujer y formará con ella una sola carne”.

Esta relación, y por ende la esencialidad de la familia, va a encontrar en el matrimonio su sentido legal y su significado como experiencia integral dentro del ciclo de vida judío.

 

Ceremonia Matrimonial

La ceremonia matrimonial judía tiene lugar bajo la Jupá -el palio nupcial- que consiste en una tela sostenida por cuatro varas, aludiendo a la casa que compartirá la pareja, y evocando la bíblica tienda de Abraham y Sara: abierta por los cuatro costados como muestra de incondicional hospitalidad.

La ceremonia consta de dos partes:

La primera parte de la ceremonia se llama Kidushín, que quiere decir consagración o promesa. El jatán (novio) pronuncia la siguiente declaración:

“Haréi at mekudéshet li, betabáat zo, kedat Moshé veIsrael”.
“He aquí que tú me eres consagrada, con este anillo, según la Ley de Moisés y de Israel”

Al colocarle el anillo a la kalá (novia) y recibir así su consentimiento, la pareja decide consagrarse el uno al otro dentro de la ley judía.

La segunda parte se denomina Nisuín (matrimonio). Esta incluye  las Sheva Berajot (Siete Bendiciones) que pronuncia el oficiante sosteniendo una copa de vino de la cual beberán los novios una vez finalizadas las bendiciones. Estas berajot, que escuchan los novios de pie bajo la jupá, son alabanzas a D-s por la creación del hombre, la institución del matrimonio, la alegría, el bienestar y la armonía conyugal.

Entre las dos partes de la ceremonia, Kidushín (consagración) y Nisuín (matrimonio) se lee la Ketubá -el contrato matrimonial- que ha sido redactado y firmado previamente por el novio y dos testigos. La Ketubá es un acuerdo legal en el que se detallan las responsabilidades y obligaciones, materiales y emocionales, que el novio asume hacia su pareja.

La ceremonia concluye cuando el novio rompe con su zapato una copa de cristal, como recuerdo de la destrucción del Templo de Jerusalén y símbolo de la identificación de la pareja con el destino del pueblo judío.

Tras este acto, la pareja sale de la Jupá acompañada de las voces de mazal tov (buena suerte, felicidades) de toda la congregación, para festejar la boda con una Seudat Mitzvá (banquete festivo por precepto), música y danzas, aludiendo a la mitzvá de "alegrar al novio y a la novia".


Divorcio

En la tradición judía, el divorcio es considerado como un trágico recurso, al que se apela únicamente después de haber agotado todos los caminos posibles para reestablecer la armonía de una pareja.

Los procedimientos de un divorcio judío deben ser controlados por un Bet Din Rabaní,  un tribunal rabínico compuesto por tres rabinos expertos en las leyes de matrimonio y divorcio.

El divorcio civil no tiene validez para el Bet Din. Sin embargo, una vez obtenido un divorcio civil y alcanzado un acuerdo económico entre las partes, el Bet Din por sí mismo puede ya otorgar el guet (documento del divorcio según la ley judía), sin entrar a debatir nuevamente las causas del divorcio o los arreglos concertados. Según la ley judía, el deseo expresado por ambas partes de disolver el matrimonio constituye, en última instancia, una razón suficiente.

El guet contiene los nombres de los cónyuges, la fecha y el nombre de la ciudad en que se emite. No se mencionan en él ninguno de las causas del divorcio ni acusaciones de las partes. Sin embargo, el documento no puede ser un formato fijo o un formulario impreso. Cada documento en su totalidad debe ser escrito por un Sofer (escriba), específicamente para un hombre determinado, una mujer determinada y con el propósito específico de un divorcio determinado.

Es preferible que tanto el marido como la mujer estén presentes durante el procedimiento del divorcio. Si esto fuese imposible o no fuese deseable un encuentro entre los cónyuges, se nombra un mensajero que los represente.

El documento que certifica el guet, firmado por dos testigos que no estén relacionados con ninguna de las partes, es conservado por el Bet Din en un archivo permanente. Como testimonio de que el guet ha sido concertado, el marido y la mujer reciben certificados oficiales, confirmando así el derecho de contraer nuevamente matrimonio.

Después de otorgado el guet, una mujer no puede casarse durante un período de noventa y dos días, para evitar toda duda acerca de la paternidad de un futuro hijo, en caso de casarse de nuevo y concebir inmediatamente

  • Novedades
  • Horarios Shabat

Concurso de Proyectos Educativos sobre Holocausto …

El IES ELS PORTS de Morella, Castellón, fue ganador del concurso de Proyectos Educativos sobre Holocausto y Valores organizado por el Colegio Joyfe de Madrid, con la colaboración de la...

21/06/2017

Los sefardíes de Zimbabue

Centro Sefarad-Israel se complace en celebrar una actividad acerca de la Comunidad Sefardí de Harare en la que participará la propia Stella Hanan. Durante la velada dará a conocer la...

20/06/2017

"Te acordarás del día del reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás en ellos toda tu labor, pero el día séptimo, sábado, lo consagrarás al Eterno tu D-s, y ese día no harás labor alguna... porque en seis días hizo el Eterno el cielo, la tierra... y descansó el día séptimo, por eso bendijo el día sábado y lo santificó" (Exodo 20:8-12).

Viernes 04/08/2017

Encendido de velas 21.08

Shabat 05/08/2017/2016
Concluye 22.10
next
prev

Copyright © 2009 - 2017 Comunidad Judía de Madrid 2012 . Todos los derechos reservados | Aviso legal
AVISO: Por el momento la Comunidad Judía de Madrid no posee ningún perfil oficial en redes sociales.