A+ A A-

Ki Tisá

Cuando leemos esta parashá, la pregunta que surge de inmediato es ¿Cómo es posible que cuarenta días después de haber vivido la revelación en el Monte Sinaí, hayan podido fabricar un becerro de oro? Tenemos que aprender de aquí una lección muy importante, y es que los grandes acontecimientos, los grandes milagros y las grandes vivencias no cambian a la persona. Cuando a alguien le ocurre un gran milagro, en ese momento piensa que tiene que reorientar su vida, cambiar y buscar un sentido espiritual a su vida; pero si esa vivencia no la traslada al día a día, a la práctica diaria, poco a poco se diluye, pasará una semana, luego otra, y se acabará por olvidar, porque volvemos a lo cotidiano.

Por. Rav. Moshé Bendahan

 

Y eso es lo que le pasó al pueblo de Israel que tuvo una gran vivencia, pero esa vivencia no la llevó al día, y por lo tanto, no se consolidó en un cambio verdadero.

Lo que forja la personalidad no son las grandes vivencias, ellas pueden servir para elevarnos, pero lo que genera el cambio es el trabajo espiritual diario, la oración diaria, la lectura de salmos diaria, el estudio diario, y la voluntad de querer crecer espiritualmente.

El profeta Eliyahu Hanaví  desafió a los falsos profetas en el monte Carmel, cuando su ofrenda se consumió, el pueblo clamó:“...Hashem es nuestro D-s…”

Pero poco a poco esa vivencia se diluyó y el profeta le dijo a D-s mátame. D-s le respondió: “…no en el ruido está Hashem, no en el viento, no en la tempestad, sino que en la voz silenciosa ahí está D-s…”, quiere decir que es una vivencia diaria la que genera el verdadero cambio en cada persona.

¿Por qué eligieron un becerro para representar a D-s?

El Ramban, Najmánides, explica que el becerro era una de las formas de idolatría que los egipcios tenían. Siendo que muchos egipcios se adhirieran al pueblo de Israel, representaron a la Divinidad a través del becerro, porque esta era la forma que les era más familiar.

Yehudá Halevi en su libro “El Cuzary” explica, que la intención del pueblo de Israel no fue hacer un becerro como idolatría, sino representar la Divinidad que se les había manifestado en el Monte Sinaí, ellos querían plasmar esa vivencia, por tanto dijeron: “…Moshé Rabenu tiene que bajar y traernos las Tablas de la Ley, y esas tablas son el símbolo de la vivencia en el Monte Sinaí: por tanto, si Moshé no viene, no podemos dejar que esa vivencia se nos olvide; sino que tenemos que representarla, tenemos que crear una imagen que nos recuerde esa comunicación que el pueblo vivió…” y es por eso como el pueblo le pidió a Aarón fabricar un becerro de oro, quiere decir que la intención era buena, pero el problema fue que en el Monte Sinaí todos escucharon que no se debe hacer ninguna imagen que represente a D-s, ese fue su gran error.

  • Novedades
  • Horarios Shabat

La casa de las conversas: literatura y música popu…

La casa de las conversas y el secreto de la puerta azul, obra de la escritora conquense Luz González, compone el retrato de tres mujeres conversas que representan a tres...

24/04/2017

Nochada sefardí a cargo de la Autoridad Nasionala …

Centro Sefarad-Israel tiene el honor de acoger una sesión didáctica a cargo de tres destacados representantes de la Autoridad Nasionala del Ladino. Se trata de una institución fundada en 1997...

24/04/2017

"Te acordarás del día del reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás en ellos toda tu labor, pero el día séptimo, sábado, lo consagrarás al Eterno tu D-s, y ese día no harás labor alguna... porque en seis días hizo el Eterno el cielo, la tierra... y descansó el día séptimo, por eso bendijo el día sábado y lo santificó" (Exodo 20:8-12).

Viernes 28/04/2017

Encendido de velas 20.49

Shabat 29/04/2017/2016
Concluye 21.52
next
prev

Copyright © 2009 - 2017 Comunidad Judía de Madrid 2012 . Todos los derechos reservados | Aviso legal
AVISO: Por el momento la Comunidad Judía de Madrid no posee ningún perfil oficial en redes sociales.